.

MUJERES PASARON DE TENER UN PLAN SOCIAL A UN EMPLEO FORMAL GRACIAS A LA RADICACIÓN DE UNA NUEVA EMPRESA TEXTIL

La inauguración de la empresa textil Induquan que este lunes concretaron el gobernador Ricardo Quintela y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, tiene, además de su apertura en sí, un costado social de alto impacto.

Es que esa empresa le dio trabajo a dos mujeres que sufrieron violencia de género y que eran beneficiarias del programa Potenciar Trabajo.

Hace más de dos años, Claudia y Celeste ingresaron al programa Potenciar Trabajo y lo hacían en la órbita de la Secretaría de la Mujer y Diversidad. Ambas fueron capacitadas por ese organismo en un trayecto formativo denominado Indumentaria Textil.

 

Tiempo después, desde la Secretaría de la Mujer y Diversidad se enteraron que una nueva fábrica textil abriría sus puertas en La Rioja. Se trataba de la planta Induquan. Entonces desde el área se contactaron con los directivos de la firma para vincular a Claudia y Celeste con la empresa y lograr que ambas pudieran ingresar a trabajar allí.

 

«Nuestro objetivo era poder visibilizar a estas personas que estaban en una situación de violencia de género, que pudieran acceder a nuestros trayectos formativos, que luego se pudieran certificar y también tener acceso al entorno laboral. Así fue el proceso de ellas y desde la semana pasada entraron a trabajar a esta fábrica», comentó la secretaria de la Mujer y Diversidad, Karen Navarro.

 

La funcionaria destacó que, además de Claudia y Celeste, en dos semanas más ingresará a trabajar a la misma fábrica una chica de la comunidad trans quien ya se encuentra en el proceso de capacitación.

Te puede interesar